Cuando oímos hablar de los españoles que han participado en la II Guerra Mundial se nos viene a la cabeza la División Azul. Sin embargo, hubo muchos españoles que se mantuvieron, de manera ilegal, al lado de Alemania hasta la batalla de Berlín.

Estos españoles se engloban en lo que se ha denominado Batallón Fantasma (por su similitud con estos entes, casi invisibles).

A pesar de la repatriación de la Legión Azul en marzo de 1944 y de la prohibición, por parte de Franco, de que hubiera españoles luchando al lado de Alemania, hubo españoles que seguían combatiendo, de manera clandestina, en Europa a las órdenes de Hitler, con la consiguiente pérdida de su nacionalidad.

En este sentido, los expertos elevan a 1.500 los españoles que seguían luchando en la Wehrmacht y en unidades de la Waffen-SS. Unos 250 de ellos resistieron en la Batalla de Berlín los días 1 y 2 de mayo de 1945. A estos españoles se les conoce como el Batallón Fantasma y una gran parte de ellos combatieron en el intento de SS española, la Unidad Ezquerra.

La formación del Batallón Fantasma y la Unidad Ezquerra.

LOS ESPAÑOLES QUE SIGUIERON Combatiendo a las órdenes de Hitler fueron considerados por el Gobierno de Franco apátridas, es decir, carecían de la nacionalidad española pues seguir luchando en europa era ilegal ya que el gobierno español se encontraba en una encrucijada internacional ante las presiones que los aliados hacían sobre él.

A pesar de ello, muchos fueron los españoles que llegaron a Alemania nuevamente. Muchos de ellos sobornaban a pescadores en el Cantabrico y a guardias que custodiaban la frontera en los Pirineos. Otros, acudían a la embajada alemana y, con ayuda de FET de las JONS, se camuflaban como trabajadores que iban a europa a trabajar. También, con menos suerte, cruzaban la frontera de manera ilegal jugándose la vida. Por ultimo, están aquellos trabajadores republicanos que se alistaban en unidades de la Wehrmacht o las SS ya que aquí el servicio se pagaba bien. En cualquier caso, hablamos de más de 20.000 españoles aproximadamente en 1944.

1944 era un año favorable para los aliados, pues conseguían avanzar. En este sentido, Alemania vio con buenos ojos la creación de Waffen SS multinacionales, atrayendo con ello el alistamiento voluntario de cualquier soldado no alemán.Hitler intentó sucesivas maniobras que atrajeran a los españoles a la lucha, sobre todo tras observar numerosas demandas de alistamiento en la embajada alemana de Madrid.

Los españoles estuvieron presentes en varias unidades de la Wehrmacht y las SS y sus cometidos fueron básicamente resistir al maquis en los Pirineos y a los partisanos comunistas de Tito entre los Alpes italianos y Eslovaquia. Además hubo españoles combatiendo en Rumania y junto a los valones de León Degrelle, así como dentro de las SS Nordland y de las SS Brandemburg. También hubo españoles al servicio de la OT(Organización Todt) y a las órdenes de Otto Skorzeny.

Así, durante 1944 los españoles destacaron en actividades de espionaje al servicio de Hitler en la OT, organización destinada a la ingeniería y construcción de infraestructuras, tanto civiles como militares. La OT actuó fundamentalmente en este tipo de actividades de ingenierías, destacando la labor de los españoles. En este año, la OTempleaba en Francia unos 15.000 españoles que habían sido contratados libremente, como veteranos de la División Azul, y algún trabajador forzado.Otros españoles, tras conseguir llegar a Francia, eran encuadrados en la Wehrmacht y en unidades SS. Después recibían sus uniformes, sin ningún distintivo, hecho que enfadaba a los españoles con los alemanes (con el asesinato de un soldado alemán por parte de los españoles), y juraban fidelidad a Hitler.

Hubo muchos españoles en la 357 ª División de Infantería, en la 3ª División de montaña o en la División Brandemburgo (SS Brandemburg) que, junto a franceses e italianos, combatían al maquis en Francia y en los Alpes. Junto a las labores de lucha contra la resistencia, los españoles también estaban presentes en el SD(Sicherheitsdient), grupo de seguridad en el que se encuadraba la Gestapo. Aquí las actividades de los españoles eran de infiltración en la resistencia partisana y labores de espionaje, hubo muchos resistiendo en Normandía también. La cifra de soldados españoles en el verano de 1944, según los informes de la embajada de Berlín, ascendía a unos 1.500.

Sin embargo, en el verano de 1944 Francia es tomada por los aliados. En este sentido, había españoles acantonados en Solbad Hall (Tirol) que serían destinados a dos compañías, la 101ª y la 102ª (101. y 102. Spanische-Freiwilligen Kompanie), dentro de la Freiwillige Einheit Solbad Hall. Estas tenían la misión de luchar en Rumania y Eslovenia respectivamente. En Rumania desapareció la compañía española en apenas unas horas mientras que la de Eslovenia se replegó y protagonizó alguna escaramuza, contra los partisanos de Tito, sobre todo. Aquí el número de españoles no superaba los 300.

Tras los continuos ataques de soviéticos y aliados, Alemania perdía terreno y se desplomaba. Los españoles se volvieron a concentrar en varias divisiones de las SS. Así a principios de 1945 se sabe que hubo varios centenares de soldados españoles que seguían luchando en Europa dentro de la División Belga de León Degrelle, las SS Wallonie y, también, dentro de las SS Charlemagne, las SS Nordland y las SS Jagverbande (Unidades de Caza de las SS), entre otras… En marzo de 1945 la gran ofensiva soviética recupera Viena y para entonces en Berlín se hablaba de la formación de una compañía meramente española, aunque la rapidez de los hechos hizo imposible que tuvieran un uniforme propio. A pesar de ello, se constituyó la Unidad Ezquerra (SS Einheit Ezquerra), deudora de las mencionadas anteriormente, es decir, deudora del Batallón Fantasma.

La Batalla de Berlin.

A mediados de abril las tropas españolas se encontraban acantonadas en Potsdam y fueron sorprendidas por las tropas soviéticas comenzando con ello la defensa de Berlín, donde españoles, franceses, alemanes, holandeses…, entre otros, resistieron hasta el final.

El 30 de abril los soviéticos saturan las defensas alemanas, Berlín era una montaña de escombros y ruinas en las que sus defensores se refugiaban. Era cuestión de días que cayera la ciudad. Durante los días 1 y 2 de Mayo, Berlín era una ratonera donde las violaciones, orgias y suicidios eran la orden del día.

Muchos españoles cayeron muertos, otros fueron apresados por soviéticos y otros, con más suerte, como Ezquerra o Botet entre otros llegaron a España de manera clandestina.

Conclusiones.

Aunque es verdad que hubo españoles resistiendo en Berlín su número era vagamente visible en comparación con otras unidades. Los defensores de Berlín que sobrevivieron tuvieron que ingeniárselas para escapar y regresar a su país o vivir en la clandestinidad, otros fueron ejecutados o hechos prisioneros durante mucho tiempo.

A España llegaron 21 soldados de las SS que fueron hechos prisioneros por los soviéticos. Llegaron junto a prisioneros de la División Azul en el Buque Semíramis el 2 de Abril de 1954.

Anuncios