J

Jesús de Nazareth no fue ni el primero ni el único ser sobre la tierra que murió y resucitó al tercer día, ni el primero en multiplicar los panes y los peces, ni el único hijo nacido de una virgen. Antes que él, en Egipto, el dios egipcio Osiris gozo de idénticos privilegios.

La tesis de esta fascinante obra no puede ser más sorprendente: el cristianismo fue alumbrado en Egipto tres mil años antes de que naciera Jesús de Nazaret.

El dios Osiris también nació de una mujer virgen, fue venerado en su cuna por un grupo de sabios extranjeros, protagonizó el milagro de los panes y los peces, murió y resucitó al tercer día.

«Jesús, 3000 años antes de Cristo. Un faraón llamado Jesús«(1987) .

Los Evangelios son una réplica de escritos egipcios (algunos de una antigüedad de 3.000 años) que se refieren a dioses y a faraones divinizados. Como prueba presenta, entre otras cosas, los paralelismos siguientes, entre otros muchos:

El Faraón en el antiguo Egipto era considerado como el hijo de Dios, él era un hombre, y también un dios, como Jesús. Su madre proclamaba la concepción divina, como se afirmó de Jesús acerca de su concepción. El Faraón era el mediador entre el hombre y Dios, y al morir resucitaba y ascendía al cielo.

La oración del Padre Nuestro de Jesús es casi idéntica a la «Oración del ciego», que estaría en un texto egipcio del año 1000 a.C.

En un texto egipcio (en demótico) del año 550 a. C., «La historia de Satmi», se dice «la sombra de Dios se presentó ante Mahitusket y le dijo: «Tendrás un hijo, que se llamará Si-Osiris.

Al traducir, «Mahitusket» significa llena eres de gracia y «Si-Osiris» significa hijo de Osiris, es decir, el hijo de Dios. El esposo de Mahitusket. “Satmi” significa “el que obedece a Dios”: Lo mismo que hizo luego José,

llamado “el justo” en el Evangelio.
En la mitología egipcia, Seth quiere matar al niño llamado Horus. Por lo que su madre, Isis, se escapa con él. Al igual que la Sagrada Familia que huye a Egipto.

Los egipcios creían que la mirra, el incienso y el oro eran las emanaciones del dios Ra, el oro era su cuerpo, su olor el incienso y la mirra su semen.

En «La historia de Satmi», Si-Osiris, a los 12 años, discute de tú a tú con los sabios del Templo. Como Jesús hizo a la misma edad según se cuenta en el Evangelio.
En la tumba egipcia de Paheri (1.500 a.C.) se escenifica una fiesta, que en la que el faraón convierte el agua en vino. En esta pintura hay seis jarras, el mismo número que en el milagro que hizo Jesús. Los teólogos aún se preguntan por qué seis.

Los evangelistas copiaron la historia de Egipto.

El dios Sobek, como cuentan los «Textos de las pirámides», 3.000 años antes de Cristo, multiplicó los panes y los peces y los dio a la gente en la orilla del lago Faiun. Luego, caminó sobre las aguas de este lago. (En las pinturas góticas que representan la pesca milagrosa por los apóstoles se puede discernir que estos peces son de un tipo especial, tilapias nilóticas, que viven sólo en el Nilo).

Osiris, el dios del trigo, al morir todos los años, les permitía a los egipcios alimentarse de su cuerpo (el pan). En los «Textos de las pirámides» también se le llama «el señor del vino». Osiris también da de beber a Isis el cáliz de su sangre, para que ella lo recuerde después de su muerte.

………………..

Anuncios