“Yo era un hombre joven cuando vi por primera vez un billete de dinero. Trabajaba como empleado en The Flats (en Cleveland) y un día mi empleador recibió una nota de un banco del estado, por US$4000”.
“Me lo mostró y luego lo puso en la caja fuerte. Tan pronto como se fue, abrí la caja fuerte y, sacando el billete, lo miré con los ojos y la boca abiertos. Lo volví a guardar y cerré la caja fuerte. Me pareció una suma tremendamente grande, una cantidad inaudita, y muchas veces durante el día abrí esa caja fuerte para mirar con anhelo ese billete“.

¿De dónde salió la fortuna de los Rockefeller ?

John D, Rockefeller era la epítome de los “Robber Barons” (literalmente, barones ladrones).  aquella categoría de magnates sin escrúpulos que apareció en los Estados Unidos a finales del siglo XIX. Junto con el suyo, aparecían en la lista nombres como J. Pierpont Morgan, Cornelius Vanderbilt y Andrew Carnegie, titanes de la banca, los ferrocarriles y el acero respectivamente. Pero más que estos, el apellido Rockefeller llegó a ser sinónimo de dinero, y de la exagerada acumulación de este.

Trasladada su fortuna a números de nuestra época, sería uno de los hombres más ricos de la historia. Se estima que llegaría a más 300 mil millones de dólares. Por otra parte, hubiese estado más alto en la lista si no hubiese donado más de la mitad de sus beneficios. No está mal para un hombre cuyo padre poco cargo se hizo de sus familia, y que arriesgó en un negocio novel, en el que pocos veían futuro, el petróleo.

Muchos estarán al tanto de que este personaje hizo su dinero con el oro negro. Es verdad, pero hay mucho más en su historia, y en la manera en que se hizo rico. Hay mucha historia también en lo que hizo con él, pero esta es menos conocida.

John D. Rockefeller

John D. Rockefeller.

Infancia

John Davison Rockefeller nació en Richford, Nueva York, el 8 de julio de 1839. Era el segundo vástago y primer varón del matrimonio formado por William Rockefeller, un fraudulento vendedor de elixires, y Eliza Davison, ama de casa. Desde temprana edad John tuvo que hacerse cargo de la familia, pues Bill era un hombre que a menudo abandonaba a la familia a su suerte, reapareciendo sólo ocasionalmente.

Eliza era una mujer muy religiosa, e instigó a sus hijos un modelo de vida pío, con los valores típicos de los baptistas: trabajo duro, ahorro y pocos placeres mundanos. John Rockefeller nunca bebió ni fumó, y sí aprendió a ganarse los cuartos vendiendo diversos productos a sus compañeros en la escuela. Además, trabajaba en una finca vecina por las tardes, atendiendo la cría de pavos. Y ahorraba lo poco que le quedaba de mantener a la familia.

Eliza y Bill Rockefeller

Eliza y Bill Rockefeller.

John no era el estudiante más brillante, pero destacaba en algunas asignaturas, matemáticas principalmente, lo que le animaría a los 16 años a estudiar un curso de contaduría. Al poco tiempo, encontró trabajo en una pequeña empresa de distribución de alimentos. Ahí, según él mismo contó más tarde, aprendió las bases de la administración de empresas.

Inicios en los negocios

Rockefeller era un tipo muy ahorrativo, pero no por ser tacaño. Desde muy joven se acostumbró a dar parte de sus salario a organizaciones caritativas. También en sus años mozos confesó su ambición de reunir una fortuna de 100 mil dólares y vivir hasta los 100 años. Y se puso a trabajar en ello.

En 1859, a la edad de 20 años, fundó su primera empresa, con Maurice B. Clark, un hombre con quien continuaría en los negocios por mucho tiempo. Distribuían productos agrícolas, y mal no les fue. Sólo cuatro años después, Rockefeller, Clark y dos hermanos de éste, decidieron arriesgarlo todo en una nueva industria, el petróleo.

Oro negro

Por aquel entonces, la zona de Cleveland, ciudad donde los Rockefeller habían ido a parar, era la capital del petróleo de Estados Unidos, y probablemente del mundo. Los pozos se abrían casi a diario, impulsada la demanda por la Guerra Civil. No había aún vehículos motorizados, pero el keroseno, un subproducto del oro negro, era ya el principal combustible para lámparas.COPY CODE SNIPPET

La primera refinería de Rockefeller en Cleveland.

Evadiendo el servicio militar durante la Guerra Civil, Rockefeller invirtió en el negocio de la refinería de petróleo en Cleveland.

La sociedad entró en el negocio construyendo una refinería, The Flats en 1863. La empresa fue muy bien desde el principio, sobretodo porque Rockefeller insistió en el aprovechamiento de algunos subproductos del petróleo que hasta entonces se consideran desperdicio, como la Vaselina.

Dos años después, Rockefeller tomó una decisión crítica en su vida. Con sus ahorros y dinero de otros inversores, Rockefeller compró a los Clark su parte de la empresa. En sus propias palabras, “fue el día que marcó mi carrera”.

Standard Oil

William Rockefeller abrió su propia refinería en 1866, y pronto trajo a su hermano mayor como socio. Junto con Henry M. Flagler y Samuel Andrews, el químico de las refinerías, los Rockefeller fundaron al año siguiente Rockefeller, Andrews & Flagler. Para 1868, ya era la compañía refinadora más grande del mundo.

Sólo dos años duró ese nombre, pero con los mismos socios, Rockefeller fundó en 1870 la Standard Oil  Company. La expansión fue rápida gracias al apalancamiento que Rockefeller utilizaba, pidiendo dinero prestado, reinvirtiendo los beneficios y controlando los costes. La Standard Oil abrió oficinas en Nueva York, Philadelphia y Chicago, desde donde vendía sus productos. Pero no todas las prácticas de Rockefeller fueron legales, o éticas.

Standard Oil logo

Irónicamente, el hombre que para muchos representa lo más granado del capitalismo, estaba en contra de uno de los principales aspectos de éste, la competencia. Rockefeller pensaba que la atomización de la industria, había una treintena de refinerías sólo en Ohio, era perjudicial para el negocio.

South Improvement Company

En una de las jugadas por las que más críticas recibió, durante años, Rockefeller formó la South Improvement Company (Compañía de la Mejora del Sur). La SIC era en realidad un acuerdo de la Standard Oil con tres compañías de ferrocarriles. A través del acuerdo, la empresa de Rockefeller se beneficiaría de descuentos en el transporte de petróleo y gas.

No sólo eso, sino que además los ferrocarriles impondrían un precio más alto a la competencia e informarían a la Standard Oil de los movimientos del resto de refinerías. El apaño pronto se hizo público y la SIC tuvo que ser liquidada en sólo un año, pero el daño ya estaba hecho. La reputación de Rockefeller nunca se recuperaría.

 así, en 1868, hizo un trato con la Línea Central de Nueva York. Ese ferrocarril pertenecía al primer “barón ladrón”, Cornelius Vanderbilt, quien ya tenía 74 años, y durante mucho tiempo aterrorizó a muchos hombres de negocios más pequeños.

Rockefeller solo tenía 29 años, pero era un joven muy seguro de sí mismo:

“El señor Vanderbilt nos mandó a llamar ayer a las 12 y no fuimos. Está ansioso por obtener nuestro negocio y dijo que podría aceptar nuestros términos. Le enviamos nuestra tarjeta a través de un mensajero, para que Vanderbilt sepa dónde encontrar nuestra oficina”.

A diferencia de sus rivales, que no podían ver más allá de las puertas de sus refinerías, Rockefeller comprendió cómo encajaban todas las partes y cómo podría dominarlas.

Al igual que los otros “barones ladrones” como Andrew Carnegie y J.P. Morgan, Rockefeller había entendido algo sorprendente, como explican los historiadores Joanna Cohen y Steve Fraser.

“Se dieron cuenta de que si se le daba licencia al mercado libre para hacer lo que hace, iba a ser muy autodestructivo. Desde 1857, más o menos cada 10, 15 o 20 años como máximo, había un grave pánico financiero, que generaba caos comercial y anarquía “, sostiene Fraser.

“Inspiró la agitación social porque muchos trabajadores no pudieron sobrevivir a esos auges y caídas. Hubo una enorme agitación social y política causada por este carácter anárquico del libre mercado, por lo que buscaron estabilidad”.

Crecimiento

El obstáculo no frenó a Rockefeller, todo lo contrario. Ampliando su cartera de inversores, se lanzó en una carrera para eliminar a la competencia, comprándola. En un periodo de cuatro meses en 1872, Standard Oil compró 22 de las 26 refinerías en la zona, y no siempre con métodos éticos.

Rockefeller se presentaba al dueño de cada empresa competidora. A cada uno le advertía que no podrían competir con él, y les ofrecía una buena cantidad. En ocasiones, sin embargo, amenazó con aplastar a los que se negaban, reduciendo los precios y obligándolos a cerrar. La mayoría no tuvo otra elección.

Una protesta de trabajadores de Standard Oil en Nueva Jersey en 1915

Rockefeller millonario

No todos se arrepintieron de vender. Algunos de los antiguos competidores de la Standard Oil se convirtieron en accionistas, y con el tiempo se harían millonarios. Rockefeller aprovechó el tamaño de su empresa y los beneficios aprovechando las economías de escala. Además, expandió el negocio comprando sus propios vagones cisterna y construyendo los primeros  oleoductos. Standard Oil, a pesar de su poder, mantuvo los precios bajos, lo cual le atrajo más clientes y redujo la competencia.

Certificado de la STC

Certificado de la STC.

A finales de la década de 1870, Standard Oil ya controlaba el 90% del negocio de refinado en Estados Unidos, y la fortuna de John D. Rockefeller llegó al millón de dólares.

Monopolio

En un país federal como los Estados Unidos (EUA), los estados tienen muchas competencias, entre ellas el comercio. En muchos casos, las leyes locales no permitían que una empresa incorporada en otro estado operara en el propio. Para ello, Rockefeller había fundado decenas de empresas, algunas muy pequeñas. No era una manera muy eficiente de gestionar tanto poder.

Entonces, a los abogados de la Standard Oil se les ocurrió una treta. Rockefeller y sus socios fundaron un “trust”, que viene siendo algo así como una “corporación de corporaciones. Desde el trust, podían operar las 41 compañías desde un punto centralizado, sin quebrantar las leyes locales.

Aunque todo fuese legal, las críticas del público y la prensa no se hicieron esperar, y más cuando otros copiaron el truco. Standard Oil, con sus 20,000 pozos y más de 100,000 empleados, se había convertido en un poderoso monstruo, y daba miedo. El gobierno también tomó nota.

Antitrust

A partir de 1880 la Standard Oil continuó su marcha, pero Rockefeller nunca consiguió el monopolio mundial que buscaba. El negocio crecía, y con él la competencia. Aún así, y a pesar de perder parte del mercado, la Standard Oil nunca bajó del 80%. John se convirtió en el hombre más rico del mundo, y uno de los más odiados.

Theodore Roosevelt

Theodore Roosevelt.

Para 1891, no obstante, y apenas con 52 años, Rockefeller decidió dejar el día a día de la empresa a su hijo John y otros directivos. A partir de entonces se dedicó a su otro gran hobby, la filantropía. Eso no detuvo al gobierno, que ya había legislado en contra de los monopolios, y todo fue a peor para Rockefeller cuando Theodore Roosevelt llegó a la Casa Blanca en 1901. Roosevelt inmediatamente lanzó una campaña contra la Standard Oil.

Lo que piensa el pueblo

La opinión pública, años en contra de las grandes corporaciones, le apoyaba en su cruzada. En 1904 la situación tomaría un nuevo carisma con la publicación del libro La Historia de la Standard Oil, de Ida Tarbell.

Ida Tarbell

Esta reportera era hija de uno de los hombres a los que Rockefeller había sacado del negocio en los años 70. En libro, reveló muchas de las prácticas de la Standard Oil, espionaje, amenazas, vender por debajo del precio de producción. La reacción del público fue enérgica, y por primera vez, Rockefeller se vio en la necesidad de responder a las acusaciones. Su defensa fue que nada se había hecho de manera ilegal desde la empresa. En todo caso, decía, era probable que algunas cosas se hubiesen podido hacer mejor. De nada le sirvió.

Desaparece la Standard Oil

Los juicios prosiguieron en las cortes, pero ya sabemos que las cosas del palacio van despacio. FInalmente, en 1911, la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos declaró a la Standard Oil culpable de quebrantar la ley antimonopolios. Ordenaba también, que la empresa fundada en 1870 fuese troceada en 34 compañías más pequeñas.

Lo curioso es que Rockefeller se benefició ampliamente del rompimiento de Standard Oil. Al ser el principal accionista, quedó también como uno de los principales accionistas de las 34 nuevas empresas. El precio de las acciones de estas se dispararon, dejando a Rockefeller un gran beneficio. Cosas de los ricos.

Ganar dinero, donar dinero

Motivado por su fuerte religiosidad, John D. Rockefeller siempre se distinguió por ser un gran filántropo. Desde muy joven se acostumbró a donar parte de sus ingresos a organizaciones caritativas, aún cuando al mismo tiempo pedía créditos para sus empresas. Esa costumbre entró en turbo cuando dejó el día a día de la gestión de Standard Oil.

Spellman College

La filantropía del millonario se centró en dos aspectos: la educación y la salud. También las iglesias, especialmente la suya, recibieron grandes sumas de dinero. Más que eso, Rockefeller sentó un precedente entre los millonarios. Tanto Morgan como Carnegie pronto le imitaron con sus propias fundaciones.

Estos son algunos de los beneficiarios más importantes de Rockefeller y su fundación:

  • Universidad de Chicago, fundada por Rockefeller con una donación de 80 millones de dólares.
  • Spellman College, una universidad para antiguas esclavas emancipadas.
  • Universidad Central de Filipinas.
  • Peking Union Medical College
  • Sociedad de la Misión Foránea de la American Baptist.
  • Escuela de Higiene y Salud Pública de la Universidad John Hopkins.
  • Universidad Denison.
  • Yale
  • Harvard
  • Brown
  • Columbia
  • Vassar.
  • Wellesley.

Salud

Además, Rockefeller fundó el Institute for Medical Research (1901) el primer centro de investigación médica del mundo. De este centro saldrían las curas, entre otras, para la fiebre amarilla y la anquilostomiasis, una enfermedad causada por gusanos parasitarios que afectaba, principalmente, a mujeres embarazadas.

Muchas organizaciones más recibieron donaciones individuales de Rockefeller y su fundación. En total repartió 550 millones de dólares de una fortuna calculada en 900 millones. Sus hijos continuarían con la tradición, y con la fundación, que aún existe.

Epílogo

John Rockefeller murió el 27 de mayo de 1937, poco antes de cumplir los 98 años. Logró su objetivo financiero, y casi el de la edad.
Rockefeller sigue siendo sinónimo de millonario, y puede que lo sea para siempre. La suya fue la primera fortuna en llegar a los mil millones de dólares (billion en inglés).Pero los dólares no llegaron solos. Rockefeller fue también el blanco principal de los ataques de la prensa y del gobierno, temerosos ambos entes de que un grupo de magnates pudiesen acumular más dinero y poder que el gobierno del país.